Maratón Alpino Madrileño

    • 01/12/2017
    • Protagonistas del MAM · Noel Burgos

    • Siempre he estado cerca del deporte, pues mis padres corren los dos

      Fui muchos años a una escuela circense que me dio herramientas ahora muy útiles

      Ayudar algunos años en el Cross del Yelmo y desear sentir y vivir lo que observaba al paso de los corredores me atrajo enormemente.

      Haré las carreras de casa que me gustan y buscaré otras nuevas que me atraigan.

      Esto cada vez atrae a más gente y eso está muy bien, si esa gente adopta los valores que rigen en la montaña y en el deporte: el respeto y el sentido común.

      Queremos conocer a los protagonistas del MAM. Queremos conocer a los vencedores, a los voluntarios, a los históricos, a los que debutan. Queremos dar protagonismo a todos los actores del MAM. Comenzamos con el vencedor masculino. Es una larga entrevista que nos ha servido para conocer mucho mejor a esta gran promesa del trail running madrileño y español.

      Noel Burgos (Madrid, 7/11/1996) se convirtió en la última edición del MAM en el más joven vencedor. Cruzada la línea de meta, sudoroso, cansado y feliz, hablamos con él de sus impresiones y de sus siguientes objetivos. Unos meses más tarde hemos querido recordar aquella mañana de junio y descubrir algunas cosas más.

      Noel ha estado siempre cerca del deporte, ya que sus padres corren los dos. “Recuerdo irles a ver a alguna carrera de las que ahora corro yo. Era muy normal para mi salir a andar, escalar, montar en bici, dar un simple paseo y acabar trepando y saltando por zonas cerca de mi casa. También he probado muchas actividades diferentes en mi niñez: natación, fútbol e incluso fui muchos años a una escuela de artes circenses que me dio muchas herramientas que ahora me son útiles”

      Interesados en conocer su desembarco en el mundo de las carreras de montaña nos comenta que antes de competir ayudaba algún año en la carrera de su pueblo, el Cross al Yelmo. “Ver pasar a los corredores, llegar con heridas, agotados… parece contradictorio, pero me interesaba saber qué se sentía. Aunque por aquel entonces tampoco pensaba que acabaría compitiendo como ahora, no fue hasta la 2012-2013 cuando hice mi primera carrera de montaña, la gané, y dicen que si pruebas la sangre quieres más y así que aquí estoy”.

      Preocupados por quien dirigía sus entrenamiento o si era como otros muchos corredores actuales autodidacta, nos responde que “Durante algún tiempo lo fui. Además considero importante el autoconocimiento que da hacer las cosas por uno mismo, incluso si no se hacen bien del todo, aunque escuchando los consejos de los que saben. Ahora confío mi planificación a Álvaro Sumozas y de momento todo ha sido mejoría. No soy fácil de entrenar porque suelo ser bastante anárquico, pero con un entrenador es importante encontrar el equilibrio en la responsabilidad mutua sobre el entrenamiento y lo hemos encontrado”.

      Sus lugares y sus espacios favoritos para entrenar son La Pedriza. “Casi cualquier día durante la temporada de trail o por La Barranca, Cercedilla…Y en la temporada de esquí donde haya nieve en Madrid, ya sea Navacerrada, Cotos o Valdesquí”. Y en cuanto a compañías: “dispongo de un buen grupo de amigos con los que entrenar, aunque por horarios y obligaciones de cada uno la mayoría de veces entreno solo. No tengo problemas con ello. Me gusta hacerlo en soledad pues es algo que me encanta y con lo que disfruto. Hay momentos para hacerlo en compañía y disfrutar, y para lo contrario”.

      Conocedores de que practica otras modalidades queremos saber cuáles forman parte de su preparación para la montaña y cuales las haces por puro placer:

      “Me gusta el deporte en general. No todo lo hago en la montaña o para la montaña. Utilizo mucho la bici de carretera, sobre todo en verano, para poder entrenar más horas sin el impacto de correr. También me gusta escalar en los días de descanso activo. En pretemporada de esquí hago mucho rollerski, ya que aquí no podemos empezar a esquiar en octubre como sucede en otros países. Y también algo que me encanta es nadar, aunque ya casi no nado porque no es algo muy compatible con el trail ni el esquí”.

      Con respecto al MAM 2017 nos comentó que era su debut y que “nunca había corrido un maratón. Salí sin presión, porque nadie esperaba que yo ganase. Sabía que un pódium era factible. A priori el MAM no era un objetivo pero era consciente de que no había parado desde la temporada de esquí y llevaba dos meses entrenando mucho y bien, así que dije: vamos a probar... Estaba fuerte y lo sabía, no voy a engañar a nadie. Se dio la oportunidad y yo estaba preparado para aprovecharla, eso es todo...”

      Piensa que las claves para salir exitoso de una prueba como el MAM está en tener en cuenta que “en un maratón hay cosas con las que no la puedes liar”.

      “Es absurdo intentar beber poco o no comer, pues la fisiología manda. En el MAM en concreto suele hacer calor y tienes que estar mentalizado para ello, pero la clave estratégica está en no “fliparse” hasta el segundo paso por cotos (km30). Si ahí te ves con fuerza para llegar a Cabezas a buen ritmo y coronas con energía, podrás fliparte entonces y afrontar la última bajada con garantías”, confiesa.

      Recomienda para aquellos que aún no lo han afrontado y que muy probablemente en 2018 hagan su primer MAM “que el reto no está en acabarlo a cualquier precio, el reto está en acabarlo entero y con ganas de repetir, y para eso hay que entrenar bien y hacer las cosas con lógica”.

      Seguimos a Noel en carreras, en redes y vemos que últimamente algunas empresa se ha incorporado a sus ayudas y queremos saber en consisten y quienes se las facilitan, pues dar protagonismo y reconocimiento nos parece obligado y necesario: “Dynafit, que es mi principal patrocinador, me ayuda con el material en verano e invierno y me proporciona logística y medios para competir. Además tengo la suerte de contar con la ayuda de Evorunner, una tienda de Trail y Running cuya dueña Maribel me ayuda con todo lo que está en su mano. Fisiocerceda, una clínica de fisioterapia que me cuida para que no tenga problemas ni lesiones. Y cuando surgen, me los trata para que desaparezcan. No obstante, es en el PROTEM (Programa de Tecnificación de Esquí de Montaña) donde me he formado como deportista, y allí hay muchas personas que trabajan para que haya cantera y futuro en este deporte y a las que les debo mucho”.

      ¿Qué objetivos y qué retos te planteas para la próxima temporada?: “Si todo va bien me gustaría poder hacer más carreras de Copa del Mundo, porque es donde está el nivel, y personalmente me vale más un puesto “nosecuantos” en una de esas carreras que ir buscando la victoria o el podium en otras más asequibles. Haré las carreras de casa que me gustan y buscaré otras nuevas que me atraigan”.

      Preguntado por sus referentes, sus modelos en el deporte en general y en el mundo de la montaña en particular comenta de manera amplia que: “Hay nombres muy conocidos a los que admiramos muchas personas, como Kilian, Luis Alberto… También una buena lista de maestros del esquí y del trail, pero me gusta fijarme en personas cercanas que hacen o han hecho cosas increíbles”.

      “Ha habido y hay gente muy buena como Jorge Palacios o Alfredo López, pioneros del skimo en Madrid , y escaladores de una calidad impresionante con actividades realmente interesantes -y de mucha dificultad- aquí mismo en la Pedriza. Admiro también a Javi Bodas, un tío con una clase tremenda corriendo y un killer en ultradistancia, o los Galera, que hace no mucho tiempo atrás estaban a un altísimo nivel en skimo, o Raúl García Castán, leyenda viva de este deporte. Ah¡ y me dejo muchos nombres”.

      Noel se extiende en referentes y reconocimientos y comenta: “No obstante también hay gente de mi generación de la que se puede aprender mucho y que tienen un futuro brutal por delante: Antonio Alcalde, Oriol Cardona o Jan Margarit, son buenos ejemplos de lo que es la calidad deportiva y humana. Tampoco me olvido de chicas, de grandes deportistas como Laetitia Roux, Emelie Forsberg, Laura Orgué, Mireia Belmonte, Caroline Chaverot, con cualidades muy admirables”.

      ¿Qué cambiarías, qué modificarías, que crees falta o sobra en la amplia oferta de carreras por montaña actual?

      “El deporte al final es un negocio, y como todo negocio, busca beneficios, y las carreras por montaña desde hace unos años se han convertido en algo rentable para muchas personas, aunque no para los corredores, por tanto la oferta de carreras crece y el marketing que las acompaña también, así que cada vez hay más farándula en torno al correr y eso quema mucho y desvirtúa la esencia de este deporte. A mí me gusta correr por sitios bonitos y ya está, todo lo demás me sobra, pero para sobrevivir en esta disciplina hay que tragar y ya está muy bien que te salga a coste 0 porque la profesionalización es muy difícil. Esto cada vez atrae a más gente, y eso está muy bien si esa gente adopta los valores que rigen en la montaña y en el deporte, o sea, el respeto y el sentido común básicamente. El problema es que eso no sucede siempre y encuentras muchas personas que llegan a esto con otros intereses o que intentan aprovecharse de lo que uno consigue con mucho esfuerzo. La oferta de carreras me parece muy bien siempre que haya un equilibrio y haya gente dispuesta a disfrutarlas”.

      Y al margen del deporte, ¿cuáles son tus aficiones?

      “Tengo 21 años, no creo que estar absolutamente obcecado en el deporte sea bueno para la salud mental (risas), así que cuando cuadra me escapo con mis amigos de toda la vida o me voy de viaje… La fotografía y el vídeo también me interesan. El hecho de pensar algo y convertirlo en imagen, o simplemente captar un momento concreto me fascina. Mi padre es fotógrafo así que algo tendrá que ver. En general me considero una persona curiosa, me interesan muchos temas e intento conocer más sobre ellos. También vagueo bastante jajaja”

      Tienes la última palabra. Cuéntanos lo que quieras.

      “Me gustaría aprovechar para hacer una breve crítica a la situación que vivimos muchos deportistas jóvenes en este país, y concretamente en deportes como los que yo hago en los que la situación es aún peor. Es muy difícil sacar una carrera a la par que compites. El año pasado entré en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y compaginarlo con un trabajo y las competiciones, entrenamientos, concentraciones… es misión imposible! Da igual si eres deportista de alto rendimiento o alto nivel, ponen muchas dificultades para cuadrar fechas de exámenes, trabajos, cumplir con la asistencia es una ecuación complicadísima, y al final te ves forzado a elegir y apostar por una cosa u otra, o ir mucho más lento que el resto en este sentido. Es una pena pienso porque se pierden grandes deportistas y profesionales”.

  • << Volver